Otoño

Era una tarde otoñal. De aquellas de las que se necesita arrebujarse entre una acolchada manta. De aquellas en las que agrada agarrar un libro y no soltarlo. De aquellas en las que se mira a través del ventanal para ver la lluvia caer. De aquellas en las que agradaría pasear por un paisaje de bellos tonos amarillentos y marrones. De aquellas en las que encantaría pisar sobre las hojas y sentir al crujir de éstas. De aquellas en las que la melancolía se apodera de uno mismo. Era tan solo una tarde otoñal.

Suscríbete a mi canal de Youtube si deseas disfrutar de mi contenido.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s